Ellos, tu, yo III

Ellos, tú, yo I
Ellos, tú, yo II

Invierno.

Noche americana.

Ella camina hacia al bar donde ha quedado con él. Él está sentado en una mesa apartada al lado del ventanal. Suena en los altavoces James Blunt.

Cuando ella entra él se levanta para saludarla.

Él: Hola, ¿Cómo estas?

Ella: Bien.

Él: Gracias por venir.

Ella: No hay problema, pero tengo poco tiempo.

Él: Si, yo también he quedado después.

Él: Siento mucho lo que pasó el otro día.

Él: Es que no tengo excusa.

Él: No volverá a pasar, lo siento.

Ella: No te entiendo, de verdad, no te entiendo. Nunca me habían hecho una escena como la que hiciste el otro día.

Él: Lo siento, tienes razón.

Ella: ¿Por qué? ¿Acaso hicimos algo para que nos trataras así delante de todo el mundo?

Él: No.

Ella: Además, se supone que Tomas es tu amigo, ¿no? Y lo que Tomas y yo tengamos no es asunto tuyo.

Él: Ya…

Ella: No sé que te pasa, pero estos últimos meses te has confundido mucho. Tú y yo éramos amigos, yo te aprecio mucho y te agradezco infinitamente el apoyo que me has dado desde que nos conocemos, pero eso no te da derecho a tratarme de cualquier manera, y sobretodo, no te da derecho a hablarme así delante de todo el equipo.

Él: Tienes razón, pero había bebido mucho y al final no sabía lo que hacía.

Ella: ¿Y eso es excusa para cuestionarme por qué estoy con Tomas? ¿Para decirme que solo quiere aprovecharse de mí? ¿Qué se folla a todas las actrices con las que trabaja? ¿Que cuando llegue otra más joven y más guapa me dejara por ella? No sé qué te pasa, pero no estás bien, no es normal.

Él: Tienes razón.

Ella: Me tengo que ir.

Él: Si, no te preocupes.

Ella se levanta, recoge la chaqueta y el bolso y se dirige a la puerta, él la llama.

Él: De verdad que lo siento, no volverá a pasar.

Ella: Eso espero, adiós.

Él: Adiós.

___________________________________

Sales por la puerta sin volver la mirada. No entiendes que ha pasado estos últimos meses, porque ha cambiado de esta manera, porque te trata así.

Fue muy fuerte lo de la otra noche, piensas en ello y notas como vuelve la rabia. Consiguió que una fiesta de fin de rodaje se convirtiera en un funeral. Durante todo el día estuvo extraño, cuando os cruzasteis por la mañana en la productora prácticamente no te saludo, y al llegar al restaurante, yo no solo es que no te hablara, es que giraba la cabeza cuando cruzabais la mirada, y tú no entendías nada, no sabias que habías hecho mal.

Tu te lo estabas pasando bien, la noche era divertida y Tomas estaba especialmente lúcido, con bromas incisivas y divertidas, y el resto del equipo le seguía el ritmo. Únicamente surgían los nubarrones cuando te acercabas a él, cuando proponías algo, cuando le decías cualquier cosa, él no te contestaba, no te dirigía la palabra.

Y de repente exploto. Ni te acuerdas porque comenzó, pero comenzó a criticar a Tomas, a decir barbaridades sobre él, a cuestionar vuestra relación, relación sobre la que nadie sabía nada, pero sobre todo, relación que no le importa a nadie.

Suerte que se fue, suerte que Tomas se contuvo, que tuvo sangre fría. Cuando lo hablaste con Tomas le quito importancia, “ya le pasa a veces”, “en el fondo el problema es que está celoso, estará enamorado de ti”.

Respiras aliviada porque ya ha acabado el proyecto y te han salido un par de rodajes con productoras que no tienen que ver ni con él, ni con Tomas. Te irá bien no tener relación laboral con Tomas y ver hacia dónde va lo vuestro, ver si tanto tú como él aún siendo unos versos libres, podéis comenzar a establecer una relación más allá de lo laboral y lo sexual.

Caminas hacia casa pensando que has de recordar comprar café, cuando te entra un mensaje, es de él, lo abres y sin leerlo apagas el móvil.

___________________________________

No puedo moverme de la mesa mientras la veo salir. Los ojos se me humedecen, la barbilla me tiembla, no puedo llorar aquí en medio.

-Camarero ¿puede traerme un ron?

-¿Qué ron quieres?

-Da igual, cualquiera.

No ha ido como esperaba, no he podido decirle nada de lo que quería ¿Por qué me pasa siempre lo mismo? ¡Puto Tomas! Siempre metiéndose por medio. Sabía que iba a estar en la fiesta, es el director del proyecto, pero cuando los vi llegar juntos al restaurante, me volví loco, no lo pude soportar. Ya sabía que estaban liados, por mucho que me quisiera engañar, lo sabía, pero cuando los vi llegar juntos, pero no tendría que haberle dicho todo lo que le dije, no tendría que haber bebido tanto, me descontrole, no lo pude resistir, verlos reírse, como ella le reía todas las gracias, como lo miraba, como me ignoraba.

-Tú ron.

-Gracias.

Voy a escribirle un mensaje, no puedo quedarme así.

Perdona de nuevo, siento que estés enfadada y lo entiendo, no sé qué me pasa, no estoy bien y lo he pagado contigo, tú no tienes la culpa y no te mereces aguantar como me estoy comportando. Espero que me sepas perdonar, un beso 😘”

Ha recibido el mensaje, y tiene el doble check en azul, espero que lo entienda, yo la quiero, por eso estoy así, no me la puedo sacar de la cabeza, y sé que ella no me quiere, pero no lo puedo evitar, me gustaría que me diera igual pero no lo consigo, cuando pienso que está con Tomas me vuelvo loco, hace 3 minutos que leyó el mensaje y no escribe, no se ha vuelto a conectar después de leerlo ¿Qué hago? ¿Le envío otro? No, mejor espero, seguro que me contesta, no puede ser que no diga nada, quizás no esté enamorada de mí pero tenemos una conexión especial, no he encontrado a nadie con quien me entienda mejor, y ella conmigo también, seguro ¿Por qué sino esas sonrisas? ¿Y las miradas de complicidad? Yo he estado ahí siempre que me ha necesitado, en los malos momentos, cuando ni ella creía en sí misma, cuando flaqueaba ¿Qué ha hecho Tomas por ella? ¿Follársela? aaaah ¡Joder! 6 minutos y no me dice nada, no puedo volverla a ver, he de salir de esto, no puedo más, esquivaré los proyectos en los que esté ella, no es difícil, y en los que esté Tomas también, no puedo verlo, me pone enfermo ese cabrón, siempre tan seguro, tan gracioso, tan estupendo ¡Que le jodan! No le conoce como yo ¿Cuantas mujeres ha dejado tiradas? ¿A cuantas les decía que eran especiales mientras se iba a la cama con otras? ¡Gilipollas! Todos los cabrones tienen suerte, mientras los tontos como yo nos comemos los mocos, 10 minutos, no va a contestar¡se acabo!me voy a casa, pero antes pido otro ron ¡Joder! me vibra el móvil ¡Mierda!

Capullo! Vienes a la comida o no?

Lo siento, se me ha olvidado avisaros, estoy en casa con fiebre 🤒 no podré venir”

Ellos, tu, yo (Epilogo)

2 Replies to “Ellos, tu, yo III”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s